Un compañero con gran habilidad ha conseguido reparar unas pastillas de freno para la RG BK3R, pero este mismo proceso podría valer para otras o incluso hacer unas nuevas desde cero.

1 – Se parte de una pastilla de freno de moto deportiva, con una radial se ha cortado para extraer la parte del ferodo necesaria para empezar su fabricación.

 

2- Se pega con una gota de cianocrilato a una barra de nylon para ser sujeta en el torno. Con la cuchilla se le van dando pasadas hasta conseguir el espesor deseado al ferodo. 

3- A la pastilla usada, con un cutter se le quita el ferodo restante (sale fácil) y con pegamento de dos componentes se pega el nuevo ferodo.

4- Con la Dremel y el rodillo de lija se repasan los bordes para dar mejor la forma con mucho cuidado ya que es muy fino el ferodo. El aluminio de la pastilla es de 1.5mm y al ferodo se le ha dado 0.6mm de espesor para tener 2.10mm de grosor total.

5- La última mejora es sujetar el servo con dos tornillos al soporte de carbono, con esto se consigue que esté más rígido el servo, siendo la tapa lo que sujetaba antes el servo. La tapa ahora solo es para proteger el servo de impactos y de forma estética.

Resumen: 

Se ha conseguido más estabilidad de frenada, potencia de frenada y menos desgaste, durante todo el entrenamiento. En la emisora se ha tenido que bajar un 40% de recorrido ya que la frenada había aumentado bastante.